Venta! Aceite esencial Mandarina ECO

Aceite esencial Mandarina ECO

Nuevo

Aceite esencial puro de Mandarina ECO :: 12 ml.

Certificado de agricultura ecológica.

Es un aceite esencial ideal para los niños, tanto por su olor dulce y fresco como por sus suaves propiedades relajantes, que ayudan a reducir el nerviosismo y a conciliar el sueño.

Más detalles

¡Últimas unidades!

7,20 €

-10%

8,00 €

Más

 ¿Cómo utilizar los aceites esenciales?

Los aceites esenciales puros, derivan de la destilación de la planta para obtener su esencia, su principio activo en alta concentración. Este principio activo, no solo tiene propiedades aromáticas, sino también terapéuticas, y de hecho esa es la razón principal por la que se usan estos aceites concentrados. Se puede extraer tanto de flores como de tallos u hojas.

Sobre todo es importante aclarar que este tipo de aceites no se deben utilizar en quemadores, ya que sería un desperdicio porque como decimos no son solo aromas, y además al quemarlos algunos perderían sus propiedades beneficiosas. Existen difusores especialmente diseñados para aromaterapia y los aceites esenciales.

Como contienen el principio activo de la planta de la que proviene, lo mejor es que entren en contacto con la piel directamente, y al frotar o masajear, sus partículas también entran en contacto por la nariz, por lo que todo el cuerpo se impregna de sus propiedades. Al ser muy concentrados se deben usar con precaución y en muy poca cantidad, con 3 o 4 gotas se pueden dar unas friegas en el pecho, por ejemplo, o en alguna zona dolorida, en las articulaciones, en cicatrices, etc. (cada aceite tiene sus propiedades), pero si tienes la piel sensible o delicada o padeces varias alergias es mejor que pruebes un poco de aceite esencial primero en una zona pequeña de tu antebrazo.

Algunos (sobre todo los digestivos) se pueden ingerir en forma de gotas disueltas en alguna bebida o mezclados con miel por ejemplo, pero por regla general se recomienda no ingerirlos a no ser que lo indique un terapeuta porque algunos de ellos pueden resultar tóxicos dada a su alta concentración y dependiendo de su composición química.

Otra manera de administrarlos es mezclándolos con lo que se llaman Aceites Base (de coco, jojoba o almendras por ejemplo), que son aceites hidratantes y suaves que van bien con casi cualquier otra esencia pura. Se suele preparar un vasito de aceite base, al que se le añaden unas gotitas de esencia (depende de lo fuerte que sea la esencia), y con ese preparado que se debe guardar en un botecito oscuro y mejor de cristal, se puede masajear el cuerpo durante varios días después de la ducha para activar la circulación por ejemplo, o antes de dormir para conciliar mejor el sueño, como decimos, cada esencia tiene sus propiedades.

Si se trata de problemas respiratorios, es mejor realizar vahos o te des unas friegas en el pecho con un par de gotas. Para estos problemas no se deben utilizar humidificadores (en contra de lo que mucha gente piensa), porque un ambiente húmedo puede congestionar más. Lo que si es recomendable es realizar vahos con agua caliente y unas gotas de alguna esencia broncodilatadora (menta, romero, eucalipto, llantén...), pero solo durante 5-10 min, 3 veces al día.

También puedes añadir unas gotas de aceite esencial a tu leche corporal o a tu crema hidratante facial, así como diluir 2 o 3 gotitas en agua caliente, mojar con ello una toalla o paño y ponerlo sobre la zona que quieras mejorar durante 5 - 10 min.

Es muy importante la pureza y calidad de estos aceites, puesto que al igual que penetran en la piel y el torrente sanguíneo sus principios activos beneficiosos, si este aceite o la planta de la que proviene contiene residuos químicos de pesticidas o fertilizantes, también van a penetrar en nuestro cuerpo y nuestro sistema respiratorio. Como siempre, os recomendamos utilizar este tipo de productos naturales de producción ecológica certificada, con el fin de asegurar su cantidad y calidad de principios activos y sobre todo asegurarnos de que no contienen productos químicos perjudiciales para nuestra salud.


PRECAUCIONES:
Si estás embaraza, consulta con tu médico o terapeuta sobre el aceite esencial que puedes o no utilizar.
Debes mantener el aceite esencial siempre fuera del alcance de los niños.
No ingieras el aceite esencial a no ser que te lo recomiende un terapeuta.
Si tienes la piel sensible o padeces de múltiples alergias, testea una pequeña cantidad de aceite en tu piel antes de su utilización.

 

Este texto es propiedad de elherbolario.com, por lo que no está permitido su uso en otros medios de comunicación o publicaciones sin autorización expresa de su autor :: www.elherbolario.com 

 

Reseñas

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Escribe tu opinión

Productos relacionados